EN QUÉ CONSISTE LA BLEFAROPLASTIA SUPERIOR

Los ojos, más en los últimos años, han cobrado un enorme protagonismo como rasgo facial distintivo para reflejar la belleza y la juventud. En contraposición son una zona especialmente sensible al transcurso de los años, dando paso a síntomas como la caída de los párpados o las temidas bolsas inferiores. Además del envejecimiento aparece una mirada entristecida, que desmejora el aspecto general de hombres y mujeres. Son estas circunstancias las que motivan un interés creciente en este tipo de cirugía, la blefaroplastia, una intervención sencilla que ayuda a recuperar la plenitud del rostro también desde los ojos y la mirada: se remodelan los tejidos que conforman los párpados; se corrigen problemas de flacidez, arrugas o descolgamiento. Según las necesidades del paciente, las características de su caso y el objetivo deseado, en Clínica CLEVER distinguimos entre Blefaroplastia Inferior/Superior y Simple/Compleja.

Cuando la opción correcta es una blefaroplastia en el párpado superior, el análisis de los párpados y otros factores es fundamental:

  • Posición de las cejas.
  • Posibles asimetrías.
  • Los movimientos del músculo central y del músculo elevador.
  • El grosor de la piel.

Se analiza todo el área de los ojos

¿EN QUE CONSISTE?

Con la blefaroplastia superior hablamos de una cirugía corta y de poca complejidad que logra recuperar la amplitud de la mirada y un aspecto rejuvenecido y descansado de la zona. Esta intervención elimina la piel y acúmulos de grasa de los parpados superiores, y a diferencia de otros tratamientos de tensado, su particularidad es que el único proceso que le da nueva forma al párpado. Además, cuando ese exceso cutáneo ha sido significativo, la operación consigue también mejorar de manera inmediata el campo de visión, la pesadez y la fatiga ocular.

Los candidatos perfecto son aquellos pacientes que presentan una caída de los párpados superiores, señales del envejecimiento que se producen generalmente a partir de los 35/40 años.

¿CÓMO ES EL PROCEDIMIENTO?

La cirugía se realiza sobre los parpados superiores, con una duración aproximada de una o dos horas. Se utiliza anestesia local o sedación por lo que no es necesaria la hospitalización del paciente. Para la eliminación del exceso de piel y grasa en el parpado superior, se lleva a cabo una mínima incisión a lo largo del pliegue del parpado superior (la cicatriz queda casi imperceptible y  oculta en el pliegue natural del mismo). Son asimismo incisiones cerradas con suturas intradérmicas y muy finas.

¿CUÁLES SON SUS BENEFICIOS?

  • Eliminación del exceso y descolgamiento de piel del parpado superior.
  • Mirada más despejada, rejuvenecida y luminosa.
  • Aspecto general más descansado.
  • Mejoría de la fatiga ocular.
  • Eliminación de anomalías del párpado superior que dificulten la visión o reduzcan el campo visual.
  • Remodelación de los tejidos perioculares.
  • Reparar párpados hundidos o caídos (llamado ptosis).
  • Corregir malposiciones palpebrales.

Son muchas las anomalías que puede tratar esta cirugía

¿QUÉ RESULTADOS PODEMOS ESPERAR?

El efecto podrá valorarse en unos dos meses, ya que se requiere que termine completamente el proceso de desinflamación puesto que hasta este momento cabe la posibilidad de pequeños hematomas residuales, que se resolverán de manera espontánea o con la ayuda de crema específica. Es un resultado definitivo una vez transcurridos los primeros seis meses tras la operación, en muchos casos permanente. Las cicatrices, de aspecto rosado durante el primer trimestre, desaparecen progresivamente hasta ser casi invisibles.

¿CÓMO ES EL PROCESO POSTOPERATORIO?

Al tratarse de una zona delicada, como son los ojos, es esencial seguir con exactitud los cuidados y atenciones que aconseje el equipo médico. Por lo general, tras la intervención se aplicará alguna pomada, colirios o lágrimas artificiales para no dañar el ojo y eventualmente un vendaje suave para evitar infecciones (puede prescribirse medicación si existe dolor). CLEVER aconseja reposo para disminuir molestias y evitar posibles sangrados las primeras 24/48 horas, por lo que recomienda mantener la cabeza elevada.

Habitualmente aparece cierta hinchazón o hematomas,  que no impiden la incorporación a la rutina normal en unos 10 días. En ocasiones, se detecta cierta dificultad en la acomodación de la vista, sensación que desaparece a las 2-3 semanas de la intervención, o mayor sensibilidad a la luz, visión borrosa, conjuntivitis y lagrimeo (se recomienda el uso de gafas oscuras para protección de sol y viento). La clínica realiza futuras revisiones periódicas para asegurarse de que no aparece ninguna anomalía en la zona intervenida.

Otras recomendaciones

  • Evitar zonas húmedas y de altas temperaturas.
  • No tensionar la piel de la zona.
  • Prohibido usar lentillas.
  • Evitar ejercicios físicos que impliquen movimientos bruscos o deportes acuáticos.
  • Esta cirugía no disimula arrugas como las patas de gallo ni corrige la caída de las cejas. Para ello debe combinarse con otras operaciones estéticas (lifting frontal, infiltración de bótox o lifting de cejas).
  • Está contraindicada si se padece disfunción del tiroides, escasez de lágrimas, alta presión arterial, problemas cardiovasculares, diabetes, glaucoma o desprendimiento de retina.
  • Limpiar con cuidado los párpados y usar cremas o gotas para ojos recetadas.
  • No frotarse los ojos.
  • Dormir con la cabeza elevada los primeros días.
  • Aplicar compresas frías para reducir la hinchazón.

Tras la operación hay que evitar frotar los ojos

Después de una recuperación completa del paciente, se recomienda seguir con tratamientos que ayuden a mantener los efectos de la intervención realizada. Destaca la mesoterapia facial, infiltración de un coctel de vitaminas, minerales, aminoácidos y ácido hialurónico que consigue favorecer la recuperación de los tejidos de la zona y lucir una mirada rejuvenecida y luminosa.


Para realizar una valoración del paciente, los cirujanos evaluarán cada caso en una primera consulta y realizarán una propuesta personalizada donde se discutirá la posibilidad de operar los cuatro párpados, los inferiores o los superiores, y si es preciso asociar algún otro procedimiento. Igualmente, se le explicarán las técnicas y el tipo de anestesia que se emplearán, dónde se realizará la cirugía, los riesgos y el coste de la intervención.

¿Su Precio? Desde 1.890 €, con todo incluido:

  • Pruebas médicas/Analíticas.
  • Asesoramiento clínico.
  • Quirófano (Sin Hospitalización).
  • Revisiones y curas durante el primer año.

Y recuerda que lo recomendable es que recibas tu diagnóstico personalizado. Llámanos a los teléfonos 954 98 80 53 o escribirnos al número 637 64 52 53 y reserva esa primera consulta gratuita.

Visítanos en C/Enramadilla, nº 3, en Sevilla

(cerca de la estación de tren y metro de San Bernardo)

 

 

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Pide Cita
close slider

He leído y acepto los términos legales y condiciones

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?