CONOCE LOS TIPOS DE LIFTING FACIAL CON Y SIN CIRUGÍA

 

 

LIFTING FACIAL

Conforme envejecemos, la piel y los músculos del rostro pierden tono, firmeza y elasticidad. Para combatir ese deterioro propio del paso del tiempo y de agentes externos contamos con las técnicas quirúrgicas, y otras no invasivas, de los lifting faciales, también conocido como estiramiento facial o ritidectomía. Enfocan su resultado principalmente sobre rostro y cuello. Los nuevos avances logran un resultado muy natural y contribuyen de forma espectacular a renovar la confianza y lucir una apariencia mucho más juvenil y descansada.

 ¿En qué consiste un lifting facial?

El lifting facial trata las estructuras más profundas de los tejidos faciales y del cuello, y extirpa las áreas seleccionadas de grasa. Puede realizarse de forma aislada o como complemento a otros tratamientos o intervenciones, como la cirugía de párpados (blefaroplastia) o la cirugía de mentón o barbilla (mentoplastia).

Encuentra qué tipo de lifting se adapta a tus necesidades y expectativas:

  • Minilifting: requiere un despegamiento mínimo en la región preauricular de la cara y cuello. Está indicado para personas que presentan arrugas leves o pequeña flacidez a nivel del cuello o rostro.
  • Lifting de cara y cuello (cervicofacial): trata la laxitudy las arrugas de los tercios medio e inferior de la cara y el cuello. Las incisiones se ubican alrededor de las orejas para que no sean visibles y a través de una liposucción, se extrae la grasa que se acumula en la zona submandibular (papada). Este tipo de lifting facial reposiciona los tejidos y redefine el cuello y la mandíbula, dando volumen a la zona de los pómulos y restableciendo el óvalo de la juventud. Frente al lifting facial ofrece como avance que actúa paralelamente sobre diferentes partes del rostro logrando una mayor armonía. El relleno con grasa (Lipofilling facial) ayuda a conseguir esa naturalidad con eficacia.
  • Lifting de tercio medio: el envejecimiento afecta en primer lugar a la zona periorbitaria, disminuyendo también la proyección y el volumen de los pómulosy quedando más marcadas las orejas y el surco nasogeniano. Este tipo de lifting emplea la técnica más adecuada y eficaz en cuanto a rejuvenecimiento, ya que mejora el rostro y la zona de la órbita y los párpados. Cuando incluye el lipofilling o relleno de grasa como procedimiento, combate la atrofia y pérdida de grasa facial en partes concretas como pómulos, logrando una redistribución armónica del rostro completo.
  •  Lifting frontal: trata las arrugas de la frente y del entrecejo, y la altura de las cejas. Estos cambios consiguen eliminar un aspecto cansado o enojado. Las arrugas de estas zonas se producen como consecuencia de la hiperactividad que realizan los músculos frontales y corrugadores. El lifting frontal consiste en estirar parcialmente los músculos de la zona a tratar, de forma que dejen de formar arrugas.
  • Lifting endoscópico: este método se emplea principalmente para el tratamiento de la región temporal y frontal, y su técnica mínimamente invasiva disminuye al máximo las cicatrices. Se realizarían únicamente dos pequeños cortes, de 1,5 centímetros cada uno dentro del cuero cabelludo, de modo que resultan invisibles. A través de estos pequeños cortes y con la ayuda de tecnología óptica y de instrumental especialmente diseñado para ello, se buscan los músculos a tratar. La recuperación también es más rápida que con un lifting tradicional y el resultado estético es muy satisfactorio.

 

¿Qué es un lifting facial sin cirugía?

Un lifting facial sin cirugía logra según el caso efectos muy similares que un lifting de cara pero sin la exigencia y las posibles complicaciones de una intervención quirúrgica. El proceso es progresivo, sin cambios radicales, sin cicatrices y las arrugas se van rellenando de manera natural sin remodelaciones bruscas del óvalo facial. Los resultados, no obstantes, no son tan permanentes pues exige de renovación del tratamiento de forma periódica. En clínica CLEVER se aplican las más diversas y novedosas técnicas en el rejuvenecimiento del rostro, siendo las más demandadas y con mejores resultados:

  • Botox: este neuromodulador relaja los músculos temporalmente (al no contraerse no se crea la arruga) y trata con eficacia las líneas de expresión entre las cejas, los pliegues de la frente, las patas de gallo y otras arrugas en la región superior de la cara. Sus resultados se aprecian desde el tercer día y duran de cuatro a seis meses, tras los cuál se debe repetir el proceso (Blog “Los milagros del Botox).
  • Rellenos dérmicos temporales (lifting facial líquido): cuando se crea papada o caen los pómulos y su contorno es porque se pierde volumen facial a raíz de diferentes factores. Puedes recuperar ese volumen al mismo tiempo que difuminas líneas y arrugas en cortas sesiones sin cirugía. El ácido hialurónico y el colágeno son los materiales de relleno más utilizado. Su aplicación se aconseja especialmente para la parte inferior de la cara (Blog: “¡Conoce los secretos de la hidroxiapatita cálcica!” y “Aplicaciones del ácido hialurónico en medicina estética”).
  • Transferencia de grasa o lipofilling: una alternativa natural, compatible con el organismo, que aborda líneas de expresión alrededor de la boca, patas de gallo, labios, cicatrices de acné, depresiones de la piel, mejillas cóncavas y cualquier otra zona hundida de la cara (Blog: Novedosas aplicaciones del lipofilling).
  • Hilos tensores: tensan la piel colocando unos finos hilos debajo; además producen colágeno y fibroblastos, consiguiendo gracias a ellos el efecto lifting (Blog Rejuvenece con los hilos tensores).
  •  Cremas “flash lifting”: a día de hoy muchos cosméticos ofrecen un efecto lifting sobre la base de una aplicación diaria (son sueros que deshidratan la piel superficial, por lo que la epidermis se estira). Su efecto es inmediato, pero a muy corto plazo, ya que cuando la piel se hidrata vuelve a su estado inicial.

Aunque con un proceso más escalonado, sin cicatrices y sin las complicaciones de una intervención quirúrgica, los resultados de los tratamientos faciales sin cirugía son menos duraderos y habitualmente deben practicarse una o dos veces al año.

Un lifting facial quirúrgico tiene riesgos inherentes, pero ventajas muy importantes. Destacan:

– Endurecimiento de los músculos faciales: se solucionan los problemas de flacidez de la piel, y queda apretada la estructura subyacente a la musculatura.

– Eliminación de la piel sobrante: se recorta la piel sobrante con sumo cuidado para tensarse luego, recuperándose un aspecto rejuvenecido sin perder naturalidad.

– Mejora de los contornos faciales: un estiramiento facial central otorga una apariencia más juvenil en las mejillas y en los párpados inferiores, mientras que un lifting facial en la zona inferior permite remodelar y alisar la mandíbula, el cuello y el contorno de ambos.


Si deseas un cambio considerable de tu aspecto y en consecuencia en tu vida, un lifting facial puede devolverte autoestima, juventud y una nueva imagen de acuerdo a la persona que quieres ser.

Visítanos en C/Enramadilla,03 en Sevilla, junto las estaciones de Tres, Metro y Tranvía de San Bernardo o llámanos a los teléfonos 954 988 053 – 637 64 52 53

Pide Cita
close slider

He leído y acepto los términos legales y condiciones

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?